Aldea del Rey y su entorno natural a través del diario de mis paseos fotográficos. Naturaleza, pero también cultura, historia, tradiciones de este bello pueblo del Campo de Calatrava.
VISITA MI GALERÍA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN LAS FOTOS O SIGUIENDO ESTE ENLACE

sábado, 16 de diciembre de 2017

Naturaleza e Historia en el SE de la Sierra de Calatrava.

El otro día hice una excursión por la Sierra de Calatrava de Aldea del Rey, en su parte SE, de las que a mi me gustan. Zonas solitarias, naturaleza a raudales y unas buenas pinceladas de Historia, con mayúsculas, en entornos que en la antigüedad no eran tan solitarios. En esta entrada del blog intentaré hacer una crónica de los visto y lo vivido.

Mi intención primera al hacer la excursión era fotografiar, pues sí, aves. Buitres concretamente, llevaba algunos días seguidos viéndolos, desde mi casa con prismáticos, exactamente en la misma zona, quizá porque haya habido alguna montería y quedasen reses muertas en el monte. Así que a esa zona fuimos, en una magnífica pero fría mañana. Para ello había que subir al pico rocoso que se ve en la foto siguiente, a la izquierda. La foto es anterior, pero me sirve para ilustrar el objetivo.



Pero comienzo con la crónica. Hubo una helada bastante digamos... "decente", -2º C, pero con la mucha humedad por las recientes lluvias, con una gran escarcha. Nada grave. Peor lo pasaban las ovejas que iban buscando los rodales descongelados, se ve que no les gusta el granizado de hierba jeje.




La subida al pico, en su primera mitad es, o yo la hice, en coche, por un camino bonito para pasear, pero pésimo para transitar. Creo que hasta las cabras lo pasarían regular. De hecho, aunque este camino en concreto hace ya décadas servía para acceder a unas abandonadas canteras de cuarcita, ahora está casi sin uso, salvo para el ganado.



Una vez que llegué a las canteras, el camino se corta un poco más adelante y no sube arriba del todo, la verdad que de buitres nada de nada. Durante la subida me fui fijando y tampoco los veía por ningun lado. Así que estando allí, algo habrá que hacer. No hay problema, aquí nunca faltan cosas que ver. Desde el paisaje, la fauna y flora, pasando por la geología (el picacho alberga un volcán) y, en esta zona, su Historia.

Porque sobre Historia, decir que algunos de los picos de esta y otras sierras, fronterizos y dominadores de la llanura, y éste lo es, fueron antiguos asentamientos prehistóricos. Se verá en fotos siguientes. Poblamientos humanos de la edad del bronce. Aquí, no sólo puede uno ver sus característicos restos, si no, en ocasiones, podrá encontrar pinturas rupestres de esa época. Pero no me adelanto.

Esos poblados, sigo, dominaban la llanura a sus pies u otras cumbres más o menos cercanas, ya que frecuentemente se usaban como puntos de vigía, además que su inaccesibilidad les servía de defensa. Y del que más adelante hablaré, cumple sobradamente los requisitos: las vistas son espectaculares y el acceso no es fácil. Por ejemplo, mientras subes, echas un vistazo hacia el norte, al valle del Jabalón, con Aldea del Rey pueblo en frente, y en función de la altura a la que estés y como se encuentre la atmósfera, se alcanzaría a ver Ciudad Real capital y más allá, hasta los Montes de Toledo:


Ahora dirigimos la vista hacia el este y sureste, desde la divisoria de la ladera, cerca de la cumbre,  hacia los campos de Montiel y Mudela:




Sigamos con la ronda, al oeste y suroeste, donde la vista quedará atrapada por otras más altas cumbres de la sierra de Calatrava. Más adelante hablaré de ellas y se verán mejor, pero creo que no hace falta decir que aún quedan zonas de gran riqueza natural y paisajística en Aldea del Rey, bastante diferentes de las comarcas manchegas con la que se suele asociar Ciudad Real.



Pero mientras continuabamos nuestro camino al morrón, y en un típico abrigo rocoso, entre diversos tipos de helechos como esa "doradilla" (Ceterach officinarum), además de curiosas y variadas formas de líquenes (con sus, creo, organos reproductores o apotecios) y musgos, que no alcanzo a identificar...




...esto de a continuación se puede encontrar. No es un descubrimiento mío, fue gracias a un amigo (gracias Antonio!), aunque tampoco creo que sea especialmente conocido:


Se trata de una figura antropomorfa o ídolo, de las de tipo esquemático, datadas en la edad del bronce. No es ni mucho menos la única figura o yacimiento pictórico de este tipo en el término municipal de Aldea del Rey, yo he visto varios, hecho que creo no es lo suficientemente conocido, y situación que creo que no es deseable. Por que el desconocimiento de este tipo de patrimonio, puede ocasionar que se pierda. Por ejemplo, no me extrañaría que aquí, que como comenté hubo unas canteras, se hayan destruido, sin intención, algunas pinturas. Hay que evitar que esas cosas puedan volver a pasar.

Pero aún no hemos llegado arriba, al picacho culminante. Así que intentemos coger, cuando la hubiere, alguna senda para evitar las piedras. Sendas aún heladas a media mañana, a la sombra, aunque con un agradable sol donde no la había.


Con senda o sin senda, la subida acabará. Se tarda algo, no tanto debido a lo larga o empinada que sea, que esto último lo es, si no por la dificultad para andar por ella en muchos tramos. Está lleno de piedras que con la escarcha eran muy peligrosas (dije que hubo unas canteras...). Y arriba del todo, ahora hablamos un poco de geología, en lo que en algún estudio vulcanológico he leido que se trataba de un lago volcánico (¿no sería más bien un domo volcánico...?), con el cráter cercano y entre potentes coladas basálticas o piroclásticas...


...está el poblado prehistórico del que he hablado anteriormente. Esa cúpula o troncocono, en que los antiguos pobladores aprovecharon su estructura volcánica típica, para mediante sucesivas murallas concéntricas de roca, darle su, también típico de la época, carácter fuertemente defensivo:



La gran cantidad de restos cerámicos, intensamente fragmentados y erosionados por la altura y desprotección que hay en la cima, no deja lugar a la duda sobre su antiguo poblamiento. Muchos de ellos tienen decoración con "mamelones", propia de la época neolítica o del bronce.


Estos poblados como comenté, suelen estar en puntos altos y dominantes, pero es que éste está en lo más alto de lo alto. Anclado en el domo volcánico y, sin solución de continuidad justo en el límite norte del mismo, con un precipicio a tus pies. Las vistas nuevamente, para disfrutar de ellas. Calzada de Calatrava y Aldea del Rey:



Y la caída que les esperaría a los pobladores como dieran un paso en falso hacia el norte:



Hacia el otro lado de la pared vertical, es decir, al sur, el relieve está sin embargo suavizado por las coladas volcánicas. Además de "humanizado", roturado donde no afloran lavas y basaltos, ya que no sólo podrían haberlo cultivado sus originales pobladores, si no que lo han hecho agricultores y ganaderos hasta época reciente. Se trata de una tierra negra, volcánica, fértil y húmeda, como se demuestra por su intenso verdor, que contrasta con lo que se puede ver, este seco año, en la mayoría de otros sitios. De hecho el color amarillo que en la distancia domina, es por que el pasto seco del verano anterior, sigue ahí en muchas zonas, no por que por debajo no esté todo verde. Unos botones de muestra:




Siguiendo el hilo conductor, en lo que a la descripción del lugar se refiere, que es el poblamiento prehistórico, ahora tocaría hablar del agua. No puede haber población sin agua y en muchos de estos poblados suele haber, en sus inmediaciones, o dentro de ellos mismos, un punto donde recoger y/o almacenar ese agua. Un aljibe. Aquí aparentemente no lo hay. Sin embargo, en la ladera contigua que hay al sur, a unos cientos de metros, está el llamado "Aljibe del lobo". El nombre ya te dice que no estás visitando precisamente un parque urbano jeje.

A unos cientos de metros en línea recta, pero para llegar allí lo lógico sería hacerlo siguiendo un camino que evita zonas de difícil tránsito. Esas umbrías y pedrizas no son lo que se dice un jardín. Hay que tener en cuenta que estamos en propiedades privadas, y en muchas ocasiones, los caminos de acceso se encuentran cerrados o con algún candado (por ser fincas de caza o para el ganado). Así que hay que pasar solo si se cuenta con permisos y/o el acceso está franco. Afortunadamente, esta vez fue así y pude cruzar.

La distancia real, por el camino, se te hace varios kilómetros, pero estás en un entorno precioso, así que no cansa. Se disfruta del paisaje y del agua, que salía y se escurría literalmente de todas las grietas. En estas cumbres, además de ser bastante lluviosas, en relación a otras de la comarca, la escasez de suelo profundo, hace que el agua salga y se vea por doquier, entre las piedras, casi todas alisadas precisamente por su discurrir. Sigamos con las fotos de rigor. En la cuarta y quinta de las siguientes se puede ver el aljibe citado y su posición con respecto al domo-poblado del pico:


Nota: Ahí tengo la mano metida en el agua hasta su mitad, pero es tan intensamente transparente, que ni se ve el corte!!.




Después de esto y sabiendo donde estás, no debes molestar ni andar como pedro por su casa, pensé aprovechar que quedaba bastante mañana, para adentrarme un poco más en la sierra. Seguir subiendo en dirección sur, a la divisoria de vertientes. Está claro que a los humanos nos atraen las alturas, a los de antes y los de ahora. Y es que otra particularidad de la zona es que aquí, en la ladera noreste, el agua vierte al Guadiana a través del Jabalón y justo en la ladera contigua, la suroeste, el agua va al lejano Guadalquivir, a través del Jándula-Ojailen. Desde esa divisoria, o cuerda, tendremos unas muy buenas vistas hacia el interior oeste-suroeste de la Sierra de Calatrava, zonas abruptas y verdes, una maravilla. Aunque sea desde la distancia, varias fotos son con un teleobjetivo largo, veámoslo:









Masas de vegetación que, aun habiendo sufrido en el pasado algún incendio, en amplias zonas aún se encuentran en buen estado y en el resto en franca recuperación. Donde, en función de la altura, exposición y tipo de suelo, camparan a sus anchas unas u otras especies forestales mediterráneas. Tales como encinas, quejigos, rebollos, arces, enebros, perales silvestres, espinos blancos, etc; y un sinfín de matorrales de mayor o menor porte: acebuches, lentiscos, cornicabras, brezos y brecinas, madroños, romeros, no pocas especies de jaras, agracejos, aladiernos, zarzas, rosales, durillos, etc, etc. Además de repoblaciones de pino (pinaster y pinea), aunque por aquí están más o menos bien integradas en el paisaje y el entorno, no se trata de esas repoblaciones, que más que tales, son monótonos cultivos forestales.

Ya vamos acabando. Pero no sin un vistazo más, aunque no tan bueno como podría ser desde otros sitios del término de Aldea, de las alineaciones serranas que hay hacia el sur. La antesala de la cercana Sierra Morena, cercana, no solo en distancia, si no en morfología. La primera foto, la hoz del Ojailén (O Fresnedas, que ambos se unen ahí), en la sierra de detrás, estaría el estrecho del Montoro (o del Jándula, que tambien ambos se unen ahí jeje)


Y hacia el SE las alineaciones serranas que acabarán fusionándose por el Viso del Marqués con las de Despeñaperros:


Ahora sí, nada más. Por el mismo camino volvemos para, por fin, encontrar en la distancia y echando la mirada atrás, a los buitres que inicialmente había ido a buscar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails