Aldea del Rey y su entorno natural a través del diario de mis paseos fotográficos. Naturaleza, pero también cultura, historia, tradiciones de este bello pueblo del Campo de Calatrava.
VISITA MI GALERÍA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN LAS FOTOS O SIGUIENDO ESTE ENLACE

sábado, 11 de noviembre de 2017

En busca de la grulla

Por fin podemos disfrutar de la observación de esa gran y bonita ave que es la grulla, en los campos de la península ibérica y muy especialmente, en los de Ciudad Real. Sabiendo que regresaron a pasar el invierno hace unas semanas, me dispuse a buscarla en una de las zonas donde sé que les gusta estar. Me refiero a los campos de cultivo y adehesados que hay al noroeste de las Tablas de Daimiel. Las grullas pasan la noche en la protección de las Tablas y al despuntar el día salen a alimentarse por todos esos campos. Así que allí que fuimos a captar imágenes como esta.


Lo cierto que en donde en alguna ocasión, en años anteriores, las había visto en abundancia... no las encontraba. Tampoco me podía guiar por su trompeteo, se escucha a gran distancia, por que el fuerte y sonoro viento del norte no lo permitía. Solo veía grandes bandos volando a lo lejos, en dirección NE, en vez de NO, que las traería a mis cercanías.




Así que después de conformarme con su observación de lejos y de darme un más que respetable paseo por la zona, en vehículo eso sí jeje, decidí regresar. Aprovechando para fotografiar a algunos de los bastantes ejemplares de aguilucho lagunero (macho y hembra respectivamente) y ratonero que vi por el recorrido.




Y recreándome también con algunas de las magníficas encinas que había en los cultivos adehesados de la zona, a caballo entre el Parque Nacional y fincas privadas:





Pero finalmente tuve suerte, mucho más cerca de zonas humanizadas de lo que esperaba, divisé un gran grupo de varias decenas o un centenar de individuos. En medio de una gran hoja de rastrojo, entre chalets y construcciones agrícolas. Los caminos tenían el acceso cortado y tampoco me podía (ni debía) acercar andando, así que las imágenes son a cierta distancia, excepto las de algún pequeño grupo que tuvo la atención de ser ellas las que se acercaron a mi:



En la foto de debajo se puede ver, abajo a la derecha, un individuo joven. Lástima que hubiese ciertas turbulencias atmosféricas, que no dejaban sacar todo el detalle posible que permite el teleobjetivo:



No me extraña la pasión por verlas y fotografiarlas que mueve este ave. Yo me he quedado con ganas de más. Así que habrá que repetir. Pero mientras tanto, y ya que estábamos en esa meca de la avifauna acuática que es el entorno de Daimiel, una visita a la laguna de Navaseca, siempre es obligada.

Especialmente tranquila este día, lo que me permitió la observación cercana y al detalle de esa también preciosa, pero huidiza ave, que es el calamón. Ese gallo azul. Y no uno, ni dos, tres jeje. Entre otras muchas aves, aquí es ir sobre seguro a pesar de que no estaba especialmente animada hoy. Os dejo un botón de muestra, empezando precisamente por los calamones:



Como digo, algo "desangelada" la laguna ese día. Pero más que nada por que apenas había flamencos, que en otras ocasiones, por su número y tamaño, casi tapizan la laguna. En su defecto, sí que había un nutrido bando de ánsares alegrándola:






Y sí, también algunos flamencos, muy tranquilos hoy:





Me estaba mirando por el rabillo del ojo, pero decidió que no era peligroso y siguió a lo suyo jeje. Este otro, por contra, venía disparado huyendo de algo que debió ver en la otra punta de la laguna:


Y como he hecho en otras ocasiones en entradas similares, os dejo un pequeño popurrí de aves, de todo un poco lo que se puede ver, eligiendo aquellas fotos para mí más interesantes, por estética o por lo que se vé en ellas. Ánades reales, tarros blancos y cuchara:









Cercetas comunes, malvasías hembras y zampullín común, respectivamente:




Las fochas y pollas de agua son frecuentes, pero, especialmente las segundas, a poco que detectan algo raro, se esconden, huyen casi en estampida jeje, con un carrera torpe y bamboleante de lo más graciosa


Y finalizamos con unas elegantes garcetas comunes que, cuando el vivo pero frío sol les daba en la espalda, era casi como una radiografía:



Por supuesto, se pueden ver y he visto muchas más especies. Por eso uno siempre acaba por volver.


No hay comentarios:

Comparte

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails