Aldea del Rey y su entorno natural a través del diario de mis paseos fotográficos. Naturaleza, pero también cultura, historia, tradiciones de este bello pueblo del Campo de Calatrava.
VISITA MI GALERÍA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN LAS FOTOS O SIGUIENDO ESTE ENLACE

martes, 16 de junio de 2015

Despidiendo la primavera en el quejigar del Valle

Cuando parecía que el verano ya se nos había echado encima irremediablemente, el día de ayer, lunes 15 de junio, una serie de tormentas y chubascos generosos, hicieron que la estación del calor y la sequedad tocase retirada. Al menos de momento.

Un día, como digo, muy lluvioso, que ha conseguido revivir la Sierra de Calatrava, dándole un aspecto casi inmejorable para estas fechas, con el monte en muy buen estado. Lluvias generales de madrugada, seguido de tormentas por la tarde. Hasta cinco tormentas consecutivas conté. Hubo zonas pegadas a la Sierra de Calatrava donde cayeron 25 litros/m2, como el Pardillo, o incluso se llegaron a 40 litros en Puertollano, por la zona de Repsol, por lo que no es atrevido pensar que en las zonas altas de la Sierra, lloviese más.

Todas esas tormentas también hicieron diana en Aldea del Rey aunque, como casi siempre, dejaron más agua en la sierra, donde se agarran como se ve en las fotos:


La tormenta de a continuación venía de Puertollano, donde dejó 25 litros en una hora, a sumar a lo del resto del día. Cruzó la Sierra de oeste a este, sin apenar tocar a Aldea pueblo.



Justo donde se veían esas densas cortinas de lluvia, es a donde luego he ido, y luego veremos, la zona del Valle. Pero antes, una estampa de la última tormenta del día:



Pues vamos para arriba, para comprobar el efecto en la sierra de esas tormentas. Dejamos el coche a buen recaudo, y a pata, que es muy sano jeje




Lo primero que fuimos a ver, el llamado Pozo del Valle, o uno de ellos, ya que hay dos. Tirando de teleobjetivo se podían ver varias ranas y tritones, los veo año a año, cuando tiene agua, que no siempre tiene. No comprendo como consiguen sobrevivir en estas profundidades, con agua fría y donde nunca da el sol.



No lejos de esa zona hay un pequeño bosquete de robles rebollos (Quercus Pyrenaica), asi que decido ir a verlo también. Ya he hablado de él en alguna entrada del blog. El rebollo es el árbol más escaso de Aldea del Rey y solo lo veremos en la Sierra de Calatrava en muchos kilómetros a la redonda. Si no está asociado a un manantial o curso de agua, necesita para vivir al menos 650 litros de lluvia al año, lo que demuestra la humedad de estas sierras, ya que en Aldea del Rey, en el pueblo, apenas caen algo más de 400 litros de lluvia, de media, al año.


Este es el camino para llegar a los rebollos, festoneado de otros parientes del rebollo, las encinas y, sobre todo, los dueños de estos parajes, los también exigentes quejigos.



Y en la foto de debajo, el pequeño bosquete de rebollos. Son árboles jóvenes, por que aunque por suerte ya apenas lo parezca, la zona ya ha sufrido dos incendios en los últimos 30 años.



Las hojas anchas, a veces casi del tamaño de una mano, y lobuladas, son inconfundibles:


El nombre de "Rebollo", le viene por la gran capacidad que tiene para rebrotar desde raíz, incluso si la parte aérea es totalmente destruida. De hecho, el suelo estaba tapizado de pequeños rebollos brotando, lo que garantiza la continuidad de esta comunidad:



Pero retomamos el camino hacia el interior del Valle. Y digo bien, el camino, por que aunque más parezca una trocha para cabras, aquí venados, lo que se ve debajo, en realidad es lo que queda del llamado "Camino de Mestanza", que se desvió hace unos años. El rápido crecimiento de la vegetación en esta zona, lo ha hecho casi desaparecer:



Ahora queda solo disfrutar del verdor y frondosidad de estas laderas:




A esta umbría, que como dije anteriormente, por no parecerlo, ha sufrido dos incendios, se la conoce como "Hoya espesa". Es una magnífica masa de madroñal-quejigar, acompañada de brezos, encinas, labiérnagos y jaras. Incluidas las exigentes en humedad jaras de hoja ancha (cistus populifolius y cistus laurifolius), que algunos botánicos ciñen solo a Sierra Morena y Montes de Toledo, pero que podemos ver en la Sierra aldeana.


Echamos un vistazo al fresco interior del quejigar:


Creo que fue hace unos 9-10 años el último incendio aquí, pero los quejigos crecen que parece que tiran de ellos para arriba!!



En algunas zonas incluso, el suelo a los pies de los quejigos estaba aún cubierto de hierba verde, que con esta lluvia aguantará algún tiempo más:


Y llegamos a una pequeña altura en medio del Valle, desde donde lo podemos abarcar en buena parte. Hacia el oeste parece un tapiz verde:


Y hacia el este, y el exterior de la Sierra de Calatrava:


Y no avanzamos mucho más, dejamos para otra ocasión llegar hasta el final... Espero que haya gustado este paseo por una de las zonas más bonitas del pueblo!

Comparte

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails