Aldea del Rey y su entorno natural a través del diario de mis paseos fotográficos. Naturaleza, pero también cultura, historia, tradiciones de este bello pueblo del Campo de Calatrava.
VISITA MI GALERÍA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN LAS FOTOS O SIGUIENDO ESTE ENLACE

domingo, 19 de octubre de 2014

Algunas pescadoras

Y se trata de aves pescadoras, en concreto de algunas de las más especializadas del embalse de la Vega del Jabalón. Para empezar, con un poco de paciencia y una pizca de suerte, por estas fechas de inicio del otoño, es posible ver al águila pescadora, siempre un placer encontrársela:





Otra de las grandes pescadoras, la garza real, está presente todo el año, pero es ave muy desconfiada y poco numerosa, por lo que no es fácil de "pillar" a una buena distancia fotográfica:



Pescador solo muy ocasional, un aguilucho lagunero, una hembra, rapaz que aunque no es rara de ver aquí, tampoco resulta especialmente abundante:




Y aunque no pesca, salvo quizá algún insecto al vuelo, esta tarabilla común hembra se prestó amablemente a posar, así que no le haremos el feo de no sacarla jeje:



miércoles, 8 de octubre de 2014

La sierra en berrea

Y por fin llegó el día de ver algo de berrea de verdad. En estas fechas es imposible pasarla por alto, cuando sales al campo, subes a la sierra, es omnipresente. Aunque casi siempre más facil de escuchar que de ver. Esta vez me propuse que no fuese así.

Así que esta vez, a aprovechar la mañana y a la sierra se ha dicho!:



Aun así, y salvo en los sitios donde hay muy altas densidades de ciervo, y además éste no ve al ser humano como potencial peligro, sigue sin ser tan fácil ver la berrea... los ciervos que al principio veía, estaban muy lejos y desapareciendo al mínimo ruido, sobre todo aquellos que tenía detrás del viento:


Unos tremendos jarales hacían casi imposible ver a ciervos como el de la foto de debajo. De vez en cuando se escuchaban, pero preferían irse a lo más espeso aún, a esos pinares de repoblación. ¿Alguien lo ve?. Pues estaba él y algunas ciervas más:


Así que mejor hacer lo que ellos, meterse en los mas oscuro de la vegetación. Eso tenía sus ventajas, los veías tu antes que a ellos a ti, y si tenias el viento de cara, pero también sus inconvenientes, que las vistas no eran lo que se dice inmejorables:



A ese de arriba acabó llegándole el olor de la presencia humana, y no se paró a preguntar. A corre. Más atrás un horquillón observaba, sin saber bien que pasaba.





Por cierto, resultó un verdadero gusto comprobar como en estas zonas el campo ya verdea apreciablemente. Como suele pasar allí ha llovido más, y como prueba charcos como este, formado en un camino, que agua tiene que haber caído para verse así, después de lo seca que está la tierra tras el verano:


Pero sigamos andando por esos caminos, entre pinos, encinas o quejigos, donde era más fácil ver algún vareto, ajeno totalmente a la "movida" de sus mayores, e incluso ajeno a una presencia como la mía, que realmente aun desconocía:


Pero si escuchabas cerca el berrido de algún gran macho, cuando te acercabas a tiro de cámara, ya era demasiado tarde:


Aun así seguimos bajo la vegetación, era lo mejor para ver algunos de los ciervos que, cada vez menos al avanzar la mañana, aun berreaban por esa zona:



E incluso se dejaban ver algunos muflones.




Eso sí, si podías ir en silencio y tenías el viento perfectamente de cara, los ciervos eran incapaces de detectar tu presencia. Sabían que "algo" estaba cerca, pero no podían distinguir si era "amigo o enemigo" jeje, así que era posible acercarse mucho. Mucho, mucho:



En las zonas expuestas y con viento no tan favorable, ocurría lo de casi siempre, ciervo directo a lo más espeso, un jaral-brezal en este caso:


En un momento dado, cuando la vegetación dio paso a zonas más claras, asomó, pude ver, lo que quizá fue lo más importante de esta jornada. ¡De nuevo, un águila imperial joven!. Surgió de repente del suelo, quizá estaba con algún animal cazado. No estoy seguro de su identificación, la foto es lejana, pero creo que si lo es, se parece a lo que puse en una entrada hace unos meses. Además sabiendo que esta zona no está nada alejada de aquella:



Y por fin en esas zonas más claras,con viento favorable, y con abundante presencia de ciervos, se pudo divisar, a una distancia lo bastante cercana, la auténtica berrea. Machos y hembras reunidos, con algún gran venado siendo el dominante del harén, imponiéndose con sus berridos, mientras los de menor tamaño, observan prudencialmente alejados:




No dio para hacer muchas mas fotos, era mañana avanzada, los animales se fueron metiendo en el monte y para evitar interrumpirlos, lo mejor era no acercarse más, ya que esta zona estaba totalmente expuesta a su vista. Así que fue hora de marcharse.

Eso si, hablando de vistas, una vuelta con unas bonitas vistas de la renacida tras la lluvia y muy verde Sierra de Calatrava, en este inicio del otoño:


Y por supuesto, tambien siempre bajo la vista de los por aquí siempre presentes buitres leonados:



Clic en la foto para verla a tamaño original. ¡Un saludo!

domingo, 5 de octubre de 2014

Un roquero solitario

Que lo es y así se llama, el pájaro azulado de la foto de más abajo. Es un roquero solitario (Monticola solitarius), un macho, también llamado roquero azul o mirlo azul. Nombres que todos ellos que lo describen a la perfección. Lo encontré ayer en unos riscos al sur de la Sierra de Calatrava. No es un pájaro muy común, está clasificado como de especial interés en el catálogo nacional de especies amenazadas, y se estiman solo unas 10.000 parejas en toda España, de ahí que encontrárselo merece la pena de ser señalado.

Y ahí lo tenemos, en un bonito fondo formado por una pedriza, labiérnagos y arces otoñales, haciendo lo que le gusta hacer, posarse el solo sobre las rocas:




Comparte

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails