Aldea del Rey y su entorno natural a través del diario de mis paseos fotográficos. Naturaleza, pero también cultura, historia, tradiciones de este bello pueblo del Campo de Calatrava.
VISITA MI GALERÍA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN LAS FOTOS O SIGUIENDO ESTE ENLACE

martes, 30 de julio de 2013

La fuente de "La Taza", un oasis a las alturas.

No solo alturas físicas, si no teniendo en cuenta las alturas del año en que nos encontramos, en plena canícula veraniega, encontrar un surgimiento de agua, una pequeña fuente o manantial, situado cerca de la cumbre de una sierra, nunca deja de sorprender.

La sorpresa sin embargo, y en este caso, es solo relativa. La fuente de "La taza" es bien conocida por pastores, cazadores o carboneros que frecuentan la zona, concretamente la llamada umbría de "Cabeza Parda", en la finca del Cortijillo. Se trata de una fuente prácticamente permanente, únicamente en veranos de años excepcionalmente secos, el agua deja de estar presente aquí. Eso, junto al hecho de estar situada en plena sierra y cerca de la cumbre, a más de 830 msnm, le da un carácter casi único. El acceso, aunque no lejos del pueblo,  tampoco es precisamente un paseo, pero quien quiera, puede acercarse a verla, está situada aquí:


Lo bueno de la caminata son sin duda las vistas. Un monte que hace frontera entre la sierra y el llano nos permite disfrutar de ambos tipos de paisaje, a gusto de cada cual.

A poco de dejar el coche que nos acerca en un primer tramo, ya tenemos a la vista nuestro primer objetivo, alcanzar la cuerda de "Cabeza Parda", ese pequeño pico en la foto:

(Nota, como siempre, haciendo clic en las fotos, las podéis ver mejor)


Llegando arriba, una estampa típica veraniega, islas verdes de huertas, viñas y olivares, entre los mares amarillos, de rastrojo de cereal cosechado:


Y hacia el otro lado, al sur, ya la plena sierra, con el Morrón de las canteras del Cortijo y el "Reajo":


Podemos entretenernos aquí con las vistas, miremos a donde miremos, seguro que no nos van a dejar indiferentes. Al sureste, laderas del "Morrón de las canteras", en el Cortijo y, en la lejanía, sierras del Viso y Santa Cruz:


Mirando al noroeste, hacia las Mesas y el Valle: 


Interior de la finca de la Nava:


Una vista al oeste:



Una imagen muy típica de Aldea del Rey, y que no se da en otros pueblos de la comarca, las huertas situadas casi en plena sierra, como esta en el Borrocal:


A lo lejos, la falta del teleobjetivo nos impide ver mejor la enorme ave que sobrevuela el Morrón de la Nava, pero se trata de una majestuosa águila real, que en la foto apenas es un punto hacia la mitad superior derecha de la foto:


Pero continuemos el camino hacia la fuente de la Taza, cuya senda va prácticamente por la cuerda, o cresta, de la sierra:


Si acercamos un poco la foto, lo que da de si el objetivo angular que he utilizado, vemos una acumulación de piedras en lo alto del picacho:


Restos de un antiguo asentamiento de la edad del bronce, de los que hemos dado ya diversa información en este blog. Y es que en este monte, como en otros donde la disponibilidad de agua estaba relativamente asegurada, la presencia humana de toda época es fácil de encontrar. Ademas de esos prehistóricos asentamientos, veremos construcciones, bien de pastores, con sus corrales:


Como algunos curiosos refugios en lo más profundo del monte, bajo grietas y aleros rocosos, que seguramente eran de pastores o carboneros, para protegerse de inclemencias del tiempo:



Una curiosidad más, esta vez botánica, un ejemplar de brezo blanco, "Erica arborea", una especie de ciertas exigencias hídricas y que hasta ahora solo había encontrado en las zonas mas húmedas y elevadas de la Sierra de Calatrava:



A partir de aquí, si no la propia fuente, el lugar donde se encuentra, ya está a la vista:



Si veis en el tercio inferior izquierdo de la fotografía, una linea de densa vegetación va de izquierda a derecha, debajo de la zona amarilla, de pastos. Ahí está la fuente de la Taza, así que recorremos el último tramo de la senda, entre el monte de encinas:



Y entre ellas, el punto verde del fondo, ya tenemos la fuente directamente a la vista, esa zona verde más intensa justo en el centro de la foto:


Cuando llegué, me llevé una pequeña, no se si llamarlo decepción, y es que parecía no haber agua. Unos rosales silvestres y zarzas tremendamente densos cubrían la zona:




En pasadas ocasiones que visité la fuente, las zarzas habían sido parcialmente retiradas, para que ganado o animales silvestres pudiesen acceder fácilmente al agua, pero ahora, la vegetación natural había ganado de nuevo el terreno que le pertenecía.

Tras esa pequeña sorpresa, pude ver varios huecos en las zarzas y a través de ellos pude comprobar, y a duras penas fotografiar como, efectivamente, la "taza" seguía teniendo el agua que le daba el nombre de fuente:



En otras circunstancias, se podría haber visto como la fuente se situaba al pie de una ladera rocosa, teniendo una forma de bañera, mas que de taza, poco profunda, formada en la roca. El agua que durante los periodos lluviosos se infiltraba en el cono superior de la ladera, emergía poco a poco durante todo el año y se acumulaba en la taza. Eso no lo he podido mostrar, pero de todas formas,lo prefiero así, así es como la fuente, en un estado natural, debe estar.

Y una vez visitada la fuente, solo queda volver por la misma senda de la cuerda:


Hasta donde dejamos el coche, y de ahí llegar al pueblo, ya es coser y cantar:


Espero que os haya gustado el paseo por otros los valiosos rincones serranos de este pueblo, que aunque de siempre fueron conocidos, hoy, a la mayoría, como mucho solo les suena nombrar.

Comparte

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails