Aldea del Rey y su entorno natural a través del diario de mis paseos fotográficos. Naturaleza, pero también cultura, historia, tradiciones de este bello pueblo del Campo de Calatrava.
VISITA MI GALERÍA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN LAS FOTOS O SIGUIENDO ESTE ENLACE

jueves, 4 de agosto de 2011

Solana de Navalonguilla: renace el “instinto venatorio”


Reconozco que aun sin ser aficionado a la caza, cuando piso las agrestes sierras del sur y oeste aldeano, sobre todo si voy teleobjetivo en mano, renace en mi ese llamado “instinto venatorio”, ese afán por medir la astucia humana contra los agudísimos sentidos de los grandes mamíferos. En pocas palabras, que no puedo evitarlo, me echo al monte a “cazar” reses. Reses que son abundantes en el extremo sur del término de Aldea del Rey, zona conocida como Solana de Navalonguilla, en la actual finca de Pedriza la Higuera.
p1
Este lugar es el mas abrupto de Aldea del Rey, encontrándonos pies de montes a poco más de 650 metros de altura, seguidos por amplias solanas cubiertas de un denso matorral, y culminadas por empinados roquedos a mas de 1000 metros, con nombres tan descriptivos como la de “El Despeñero” (en el centro de la foto anterior), o por crestas como la de La Mojina, con sus 1068 metros, que podemos ver a la derecha de esa foto. Que poco tienen que ver estas estampas con esas tierras manchegas con la que muchos nos asociamos…
Y una vez aquí, y una vez que diviso ciervos, se trata de acercarse lo más posible. En este caso, lo más posible, dentro de lo posible, valga la redundancia, ya que la alambrada de la finca me impide avanzar más. Y esto pude captar, una “familia” cervuna, con tres hembras adultas y dos jóvenes cervatillos del año. Aquí aun no saben de mi presencia al otro lado de la alambrada:
c1
Pero por fin, una racha de aire lleva mi presencia a ellos:
c2
Y aunque se trata de una finca con gran cantidad de reses, acostumbradas seguramente al contacto con guardas, también en estos animales renace el instinto de la huida ante una desconocida presencia humana:
c3
Dentro de unas cuantas semanas, estas laderas retumbarán con la berrea del ciervo. A ver si puedo volver a acercarme para entonces.

Comparte

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails