Aldea del Rey y su entorno natural a través del diario de mis paseos fotográficos. Naturaleza, pero también cultura, historia, tradiciones de este bello pueblo del Campo de Calatrava.
VISITA MI GALERÍA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN LAS FOTOS O SIGUIENDO ESTE ENLACE

martes, 27 de abril de 2010

Cascadas y abrigos rupestres de la Cruz del Maderal. 5.000 años de historia los contemplan.

 
Aprovechando el magnífico día de ayer y que a diferencia del común de los mortales, no tenía que trabajar, me propuse, me propuse visitar un de los enclaves mas espectaculares de esta nuestra Sierra de Calatrava, y que viene a demostrar, si aún no está demostrado, las grandes riquezas que nos rodean, aunque puedan no ser mayoritariamente conocidas. Este lugar se encuentra ya en término de Puertollano, pero está a medio camino entre este pueblo y los de Aldea del Rey y Argamasilla, en el suroeste de la sierra, en la finca la Higuera.
La espectacularidad del lugar, que a duras penas se puede plasmar en unas fotos hechas sobre la marcha, sin grandes preparativos, se refleja en sus paisajes, su flora, su fauna y, sobre todo, su antiquísima historia. Os dejo la crónica de  lo que se puede admirar.

Las lluvias abundantes del invierno desde luego aun se dejan notar, tanto por el intensísimo, casi cegador en este sol primaveral, verdor de la zona. Verdor alimentado además por las lluvias que el sábado pasado dejaron aquí unos 15 litros mas, y que en las zonas adehesadas en la zona baja de la sierra, en el paraje denominado "La Higuera" (no confundir con el cerro de la Higuera de Aldea), se mostraba así:

La caminata trascurre por un camino bastante agreste, cuyo trazado va paralelo, a ratos fundiéndose, con el arroyo de la Cruz del Maderal, un arroyo serrano que discurre de NE a SW, enmarcado, en su vertiente sur o de solana, por grandes murallones rocosos, como estos:

Es el hábitat ideal para la gran águila real, de la que pudimos, a lo lejos, disfrutar de su majestuoso vuelo:

En la ladera que mira al norte y oeste, nos encontramos un repentino picacho, que no deja de atraer la atención de todo el que por aquí pase. Y como luego veremos, no fuimos los únicos que se han sentido atraídos por él:

La primera parte del camino, era eso, un camino, pero pronto su recorrido se cruza y funde con las aguas que vienen de las altas cumbres cercanas, que llegan a alcanzar los 1.000 msnm.

Si dirigimos la mirada atrás, vemos el verde y magnífico valle que estamos subiendo:

El espolón rocoso que se ve a la izquierda de la foto, a media ladera, no es mas que la cara norte del picacho que antes nos llamó la atención. Podemos incluso acercar nuestra mirada digital hacía el, y lo veremos así:

Aparentemente, solo son rocas, vegetación. Pero debajo se esconde el amurallado y ya arruinado hogar de antiquísimos pobladores, de la edad del cobre. Ya os hablé de ellos aquí en la entradas sobre la edad de los poblados en las alturas, aquí: http://aldeadelreynatural.blogspot.com/2009/02/historia-de-aldea-del-rey-i-la-edad-de.html . Una época en que los habitantes de estas tierras, desconozco el motivo, abandonaron los fértiles valles para construir sus poblados en las alturas, en lugares estratégicos, con fácil defensa y difícil acceso. Estos poblados no son infrecuentes por estas sierras, pero este lugar, además y como vereis después, tiene algo de especial.

Pero de momento seguimos ascendiendo por el arroyuelo, a través de laderas con fuertes pendientes y densa vegetación:
camino3
Nuestro primer objetivo es alcanzar las cascaduelas del arroyo, unos pequeños pero alegres saltos de agua, que forman precisamente eso, cascadas, que sin estar en su plenitud, que fue en el lluviosisimo invierno, aun llenan con su rumor de aguas rompientes, estas soledades. Aquí vamos llegando al primer salto:

Y ya mas cerca, tenemos la primera cascada del Arroyo de la cruz del Maderal, o de la Cueva:


Es un salto muy modesto, de unos 10 metros de altura, si no calculo mal:


Fijaos en la grieta en la roca en su base. Y acordaos, que luego hablaremos de ella. De momento otra visión de la cascada desde arriba, con su límpidas y frescas aguas:


Desde arriba del salto, se ve, mas arriba aún, otros dos saltos más, el primero compuesto a su vez por dos escalones:

Si dirigimos la mirada hacia el otro lado, valle abajo, tenemos esta preciosa visión:
vista2kj


Entre el segundo y tercer salto, vemos la cueva que también da nombre a este arroyo, con la segunda cascada, muy pequeña de no mas de 2 metros, debajo:

Por último el tercer salto, que tendrá unos 3-4m de altura:

La zona ha sido visitada por los incendios forestales que se originan en Puertollano, sobre todo en las partes mas altas, pero al menos esta zona de las cascadas y las laderas próximas, como habéis visto, se encuentran en buen estado, cubiertas de un denso manto vegetal de encinas, quejigos, madroños, labiérnagos, lentiscos, cornicabras... una buena representación de vegetación mediterránea.

Antes os hablé, en las fotos de la primera cascada, de una grieta o hueco debajo y a un lado de la caida de agua. Pues bien, la riqueza natural, la protección, lo apartado del lugar, no fue ajeno a las antiguas gentes de las que antes vimos su rupestre poblado, y así, eligieron este enclave como su santuario, en donde dejar manifestaciones de no sabemos bien que, a través de sus pinturas:



Pinturas rupestres, del llamado arte esquemático levantino, de la edad del cobre. Figuras antropomorfas, abstractas, no es facil saber que representaban. En total tres abrigos con pinturas en esta misma zona. Por desgracia, la cueva que antes os mostré, tiene sus paredes totalmente ennegrecidas por el humo de fuegos hechos por carboneros, cabreros, incluso maquis, que seguramente destruyeron un cuarto yacimiento de pinturas.

En la Sierra de Calatrava, además de este lugar, hay al menos otros dos más con pinturas rupestres. Y estoy seguro que habrá alguno mas sin descubrir, dado lo poco estudiado y menos visitado de esta zona.
En resumen, un lugar digno de admirar y por ende de proteger, por sus magníficos paisajes, realzados en espléndidas primaveras como esta, por su riqueza natural y, como no, por ser el lugar en que algunos de los más antiguos pobladores de la piel de toro, escogieron para ser recordados para toda la posteridad.

Nota: Tengo especialmente que agradecer a Ángel de Argamasilla (podéis ver su blog en el listado inferior), haberme proporcionado la ubicación exacta de este lugar. La zona es visitable, al menos a mi no me lo impidieron, eso si, con el correspondiente permiso. Como podeis imaginar, es un lugar altamente sensible y frágil, y, si no estoy mal informado, protegido como bien de interés cultural. Si alguien decide visitarlo, el respeto al entorno y a la propiedad privada en que se sitúa, son absolutamente primordiales.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Fantasticas fotosy fantastico lugar, puedes decir por donde se llegar.

Gustavo Barba Alcaide dijo...

Hola. Preferiría no dar todos los detalles por internet sobre el sitio, es un lugar muy sensible como comprendereis, y situado en una finca privada, aunque el camino de acceso tengo entendido que es público. Quien quiera saberlo se puede poner en contacto conmigo por correo electrónico o dejar un mensaje privado en el libro de visitas, aunque tambien prefiero que no sea anónimamente. Saludos.

Comparte

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails