Aldea del Rey y su entorno natural a través del diario de mis paseos fotográficos. Naturaleza, pero también cultura, historia, tradiciones de este bello pueblo del Campo de Calatrava.
VISITA MI GALERÍA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN LAS FOTOS O SIGUIENDO ESTE ENLACE

lunes, 1 de mayo de 2017

Sobre el paisaje del Campo de Calatrava

El Campo de Calatrava, además de por su historia y sus volcanes, se distingue por su peculiar paisaje de transición, a caballo entre el de otras quizá más conocidas comarcas de la provincia de Ciudad Real: La Mancha, Montes de Toledo y Sierra Morena. Son características en él las grandes llanuras cultivadas, similares a La Mancha, cubiertas por un mosaico de cultivos y tipos de suelo. Terrenos blancos calizos, pardos silíceos o negrizales volcánicos, que se ven interrumpidos bruscamente por sierras modestas en altura, pero que dominan visiblemente sobre esas llanuras. Sierras oscuras, morenas, cubiertas en muchos casos de densa vegetación mediterránea.

Y dentro de este tipo de paisajes y de esa comarca, sus fronteras oeste y sur y especialmente el entorno de Aldea del Rey, creo que es una de las zonas que mejor lo caracterizan. Tal como, creo, se puede ver en las fotos recientes:









viernes, 21 de abril de 2017

De floraciones y brotaciones mediterráneas.

Es época de floraciones y brotaciones. A pesar del mal, pésimo inicio de primavera, la naturaleza acumuló recursos este otoño e invierno y sigue su curso. Muchas de las especies botánicas más típicas de los montes mediterráneos de la Sierra de Calatrava de Aldea del Rey, unas brotan, otras florecen, otras ambas cosas a la vez. Como jaras, encinas, quejigos y, por supuesto, no me olvido de ellas, lo hacen la peonías. Entre otras muchas.

Incluso lo hacen algunos de los animales que se alimentan de ellas, como los grandes venados machos, en los que empieza a brotar su cornamenta:



 
En función de su posición y orientación, si es en fondo de valle o vaguada, la flor está cerrada, si es en ladera o explanada tenemos flor abierta, encontraremos a la siempre preciosa peonía, Paeonia broteroi.










Y brotan los quejigos, estando mucho más adelantados los que pueblan las laderas a cierta altura, alejados de las inversiones térmicas, que los de los fondos de valle.




Modesta pero intensísima floración, la de la encina, cuyos amentos o flores masculinas, llenan el aire de polen, mezclados con los brotes del año:



Y por último, florece la también modesta, común como planta, pero de una floración espectacular, jara prigosa, Cistus ladanifer, con esa peculiar característica suya, por la que las flores tienen más o menos puntos o lágrimas negras en los pétalos, o incluso algunas no los tienen.



Buena época para salir al campo, que habría sido muchísimo mejor, si este abril no vaya a pasar como uno de los más secos de las últimas, diría que décadas.

Comparte

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails