Aldea del Rey y su entorno natural a través del diario de mis paseos fotográficos. Naturaleza, pero también cultura, historia, tradiciones de este bello pueblo del Campo de Calatrava.
VISITA MI GALERÍA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN LAS FOTOS O SIGUIENDO ESTE ENLACE

miércoles, 12 de septiembre de 2018

El otoño ya avisa de su llegada en la Sierra de Calatrava

Este está siendo un año muy distinto a los anteriores. En muchos aspectos. Pero ciñéndonos a la temática de este blog, en lo meteorológico. Año húmedo con un verano que empezó tarde y que parece que quiere acabar pronto. Aun no lo ha hecho, pero gracias a las generosas tormentas que, ya desde mediados de agosto, hasta ahora, y los sucesivos refrescones que hemos tenido, el otoño empieza a asomarse tímidamente en el campo. En la Sierra de Calatrava de Aldea del Rey.

Así, por la floración de la quitameriendas, colchicum sp, así llamada por que su aparición coincidía con el fin del verano, cuando ya no era posible merendar en el campo. Hay años que no aparece hasta final de septiembre, pero este, ya las tenemos en su primera semana:


Por los tonos dorados que empiezan a adquirir las hojas del Arce de Montpellier. Ahora solo ligeros, ya avanzado el otoño será un vivo y espectacular color rojo:


Por la maduración de muchos frutos del monte. Como escaramujos, espárragos trigueros, bellotas, en este caso de coscoja, etc:




Por los charcos que perduran en los caminos de la sierra tras las tormentas, acompañados, si nos fijáramos bien, de las primera hierba verde que tímidamente asoma bajo el espeso pasto en las zonas mas frescas o donde más llovió:





Hierba, o más bien cereal, que ha nacido y crecido con profusión allí donde las tormentas han impactado con más fuerza. De hecho, hay zonas que están como estaria el campo en fechas mucho más adelantadas, proporcionando un inesperado placer a ganado y ganaderos, que se encuentran los rastrojos llenos de comida:



Y es que tormentas como estas:




entre agosto y septiembre, lo que va de él, en ciertos lugares han dejado cantidades inéditas en los últimos tiempo, superiores a los 70-80 litros/m2. Solo una tormenta dejó 60-70 l/m2 en lugares del término municipal cercanos al casco urbano, incluso se habla que más en zonas muy puntuales, provocando inundaciones y cortes de caminos.

Y en la casi totalidad del término, ha caido la suficiente agua y la temperatura ha bajado lo suficiente, como para que ya se haya iniciado otro acontecimiento anunciador del otoño. La berrea del ciervo en la Sierra de Calatrava. Los grandes machos comienzan a salir de las manchas de monte mediterráneo como estas:



Para "poner en orden", con sus bramidos y con su presencia, a machos más pequeños, que se se intentaban aprovechar de las hembras en su ausencia. Cuando el rival no se amedrante con ello, tendrán que medir sus fuerzas directamente.



Y todo bajo la mirada afilada del buitre, mucho mejor que la nuestra:



Aunque desde luego al verano como tal aun le queda, esperemos que el otoño poco a poco se vaya asentando. Y aun mejor, si es mucho a mucho.

lunes, 9 de julio de 2018

Avifauna variada del entorno de Daimiel, que ya tocaba.

Suelo ir al menos una vez al mes al entorno de Daimiel. Navaseca, las Tablas, el Guadiana. No siempre registro la visita en este blog, pero creo que ya va tocando. Lo cierto que nunca defrauda. Al menos no en su mayor parte, ya lo explicaré mejor después. Pero en general, la cantidad y variedad de aves que puedes observar, es espectacular. Así a bote pronto, en el siguiente reportaje, se pueden ver: flamencos, ánades reales, malvasías, fochas y pollas de agua, avocetas, gaviotas reidoras, patos colorados y tarros blancos, porrones europeos, zampullines cuellinegros, pájaro moscón, carricero común, cigüeña y cigüeñuela, combatiente, andarríos chico, calamones, garza imperial, garcilla bueyera, garceta grande y garceta común, morito, espátula, estornino negro, urraca, ánsar y aguilucho lagunero. Sobre 30 especies en las fotos, pero sobre el terreno, ves siempre muchas más, aunque a la hora de elegir que fotografiar y que publicar, te quedes con esas.

Pues empezamos el paseo. Por Navaseca. La laguna, aunque de origen natural, mantiene una lámina de agua permanente gracias a las aportaciones de agua depurada de la EDAR de Daimiel. Es un auténtico paraíso para la avifauna. Un ejemplo de como la intervención humana no siempre estropea el entorno natural. Una panorámica general.



Por la mañana es un auténtico "gallinero" jeje, por el escándalo que montan, sobre todo las aves más ruidosas: flamencos, fochas, cigüeñuelas o gaviotas. Las fochas, efectivamente, abundantes y fáciles de observar. Ellas también se observan mutuamente, y no siempre bien:


Con gran cantidad de pollos y jóvenes, en diferentes estadios de desarrollo. Desde los que ya se van procurando solos el alimento:


Hasta los que, no siendo mucho más pequeños, se desgañitan cuando los progenitores no les atienden como ellos quieren:


Ya vamos, ya vamos:


Ojos que no ven...


A los flamencos, como siempre, hay que dedicarles alguna mirada. Pero mejor no centrarse solo en ellos, por que como se puede observar, en poco espacio, hay buena variedad de especies.


En general, en esta época, gran parte de las aves están en criando, con pollos, así que hay que ser especialmente cauteloso. Las aves están acostumbradas a ver gente, ya que los caminos pasan muy cerca del agua, pero cuanto menos noten tu presencia, mejor. Vamos a hacer un repaso, comenzando con un inmaduro de Tarro blanco:


Zampullín cuellinegro, que con la mirada que le dedica a su más joven congénere, parece que deja claro que de su isla privada no lo mueven jeje:


Buena cantidad de porrones europeos, también con su prole:





Bueno,"guapos", lo que se dice "guapos", quizá no sean mucho los pollos de gallineta de agua. Pero son muy ricos jeje.


Gran cantidad también de malvasías, curiosamente casi todas hembras, muchas con pollos, no se donde nadarían los machos. En algún caso las polladas eran de, entre dos hembras, cerca de 30 ejemplares. Muchos me parecen para solo dos madres, quizá tengan pollos adoptados de otras madres, a las que les haya ocurrido algo. Es un fenómeno no raro en las anátidas.




Seguimos con mas ejemplares jóvenes, no adultos. En este caso calamón, que no es fácil de ver. Jóvenes por que aun no tienen el espectacular azul del plumaje y rojo de patas y pico, que tendrán de adultos:



Fotos varias de patos típicos. Azulón y colorado, hembras en ambos casos. Es curioso, no se donde andaban los machos de la mayoría de especies.



Cambiamos de registro. Unos limícolas. Andarrios chico y combatiente.



No me quedo yo sin fotografiar a una elegante cigüeñuela:


Y una pescadora, que a pesar de su tamaño y vistosidad, tampoco se deja ver con facilidad. Realmente tampoco hay muchas aquí. Garza imperial.


A mi me gusta ir andando tranquilamente por la laguna, en vez de quedarme esperando en alguna caseta-mirador. Así es más difícil fotografiar pajarillos, que suelen ser más inquietos y necesitan de mucha más cercanía que el resto de aves, para fotografiarlos bien. Pero siempre ves, mejor o peor. Aquí un diminuto pajaro-moscón, llevando material para hacer su espectacular nido:


Y, diría, carricero común, con otro tipo de "material"


De ahí me fui para las Tablas, no sin antes hacer alguna paradiña en las orillas del Guadiana, antes de llegar al parque. Orillas en las que a veces puedes encontrarte con grandes grupos de ánsares, que se muestran bastante confiados:



Se veían grandes acumulaciones de estorninos negros, formando esas tipicas "nubes" de pajaros, que van dibujando formas en el cielo:


Pescadoras varias. Cormorán, cigüeña:



Y "escudriñando" entre los tarayes, algún dormidero de garcilla bueyera:


Llegamos a las Tablas. Las urracas se han apropiado del centro de recepción, con lo poco amigables que son en cualquier sitio y el desparpajo y tranquilidad que muestran aquí:


Al principio decía que la visita no defrauda, o no totalmente. No quiero decir que el estado de las Tablas "defraude", pero si que es cierto que no es muy habitual ver demasiada cantidad o variedad de aves acuáticas. Prácticamente, entre las anátidas, casi solo ves patos colorados, y del resto, fochas. Que al estar tan solas, viven como en un buffet libre.




¿La causa de esto?. No lo sé con seguridad. Hace años, estaba claro, la falta de agua. Cuando las Tablas se llenaron, se pensó y dijo que era por que el agua estaba contaminada. Estudios recientes han demostrado que la calidad es buena. Entonces se especuló con que la sobreabundancia de peces no autóctonos, estaba acabando con las praderas subacuáticas, base de la alimentación de las aves. Según creo, se ha extraído gran cantidad de peces. Y las praderas de algas han vuelto...



Pero las aves, al menos de momento, no lo parece. Y es extraño, las aves acuáticas recolonizan rápidamente los sitios que les son favorables. Lo hemos podido ver este año en las lagunas estacionales del Campo de Calatrava, que tras acumular agua después de varios años secas, en seguida se han llenado de aves. Eso no está pasando en las Tablas parece. Lo que no significa que no haya aves. Especialmente aquellas más pescadoras, denotando la gran presencia de peces supongo. En el interior del parque, a lo lejos, garcetas grandes, blancas, moritos y alguna espátula:



Y si esas especies están en la cúspide de la pirámide trófica de la pesca, en la de la caza está la hembra del lagunero:


En cualquier caso, observes más o menos fauna, hay que reconocer que el paseo por la zona habilitada para ello en las Tablas, es siempre recomendable, por relajante (siempre que no haya demasiada gente, claro....). Para cuerpo, mente y sentidos. Por sus famosas pasarelas...


Y en las zonas mas "boscosas". O sin las comillas, pues hay auténticos bosquetes de tarayes, con algunos ejemplares monumentales, que en verano, son muy agradecidos de recorrer...


Hasta la próxima vez, que tampoco será a mucho tardar.

Comparte

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails